La Tolita (600 a.C. – 400 d.C.)
Ministerio de Cultura de Ecuador / 2016-09-04
Quito. Entre el río Saija, en Colombia, y la bahía de San Mateo, en Esmeraldas, la sociedad ancestral conocida como La Tolita —o Tumaco— ocupó una franja costera de aproximadamente 500 km.

La religiosidad de su mundo sagrado se evidencia a través de las imágenes que muestra su alfarería, muchas relacionadas con las fuerzas de la naturaleza y los acontecimientos de la vida cotidiana.

Es preciso destacar la importancia regional de este gran centro ceremonial construido en la isla La Tolita (ubicada en la desembocadura del río Santiago), donde se encontraron objetos elaborados en metal, cerámica y hueso, además de abundantes enterramientos humanos y construcciones monumentales. El lugar estuvo compuesto por suntuosos templos localizados sobre montículos artificiales o tolas, cuya distribución permitió amplios espacios públicos aptos para la celebración de grandes festivales.

Los animales de los tres reinos del mundo real (aire-cielo, tierra y agua) fueron elevados a la categoría de dioses. El caimán mítico con cuatro ojos, por ejemplo, representa a la fuerza sobrenatural del elemento agua.